Por Javier Ales, Escolta de nuestra agrupación y Heraldo Real de Triana 2014.

Se termina un año, y nunca será como empezó. Pasan y pasaran muchas cosas, habrá sensaciones de no haber podido aprovechar todas las oportunidades que nos dio el que se va y de querer hacerlo al máximo en el que viene, pero amigos, hay algo que marcará mi vida para siempre. Se despide el año en el que me comunicaron que encarnaré en nombre de mis compañeros del Servicio de Mediación de Triana al Heraldo de Sus Majestades los Reyes Magos en este barrio único en el mundo. Seré el encargado de visitar el día 3 de enero de 2014  el maravilloso arrabal de la ciudad de Sevilla para solicitar al alcalde la venia para el desfile de la Cabalgata por las calles de nuestra ciudad, en la tarde-noche del 6 de enero. Pero sobre todo y por encima de todo, el encargado de hacer que todas las cartas de pequeños y mayores con sus ilusiones lleguen a manos de sus majestades.

Los Reyes Magos de Oriente  es el nombre por el que la tradición denomina a los visitantes que, tras el nacimiento de Jesus de Nazaret acudieron desde países extranjeros para rendirle homenaje y entregarle regalos de gran riqueza simbólica: oro,  incienso y mirra.

Según interpretaciones posteriores, los Magos fueron considerados originarios de Europa, Asia y de África respectivamente. Sin embargo, el último libro escrito por el papa Benedicto XVI sobre Jesús de Nazaret, «La infancia de Jesús», destaca que los Reyes Magos probablemente no venían de Oriente, como se ha creído tradicionalmente, sino de Tartessos una zona que los historiadores ubican entre Huelva, Cádiz y Sevilla (Andalucía, España).

Pues os puedo asegurar que si. Si porque indudablemente, en Sevilla, en Andalucia hay mucha “magia”, hay mucha sabiduría como para que cualquier persona, en cualquier bar, en cualquier esquina con sus pensamientos nos de la “sabiduría de la vida”, y nos regale su “oro”, “incienso” o “mirra” con una mirada o una sonrisa.

No importa como se llamen, si Gaspar, Melchor, Basaltar y “se callo” como me decían de pequeño para chincharnos con que eran cuatro y no tres. Quizas se llamen Curro, Juan, Paco, Joaquin, Angel, Maria, Rafael, Alvaro, Antonio, Domingo, Jesus y muchos mas nombres… no lo se pero si se que existen, que son Andaluces y viven en Sevilla.

Que en su nombre andaremos por Triana, y que con ellos a mi lado con sus sones recogeremos esas cartas que contienen no solo lo que pedimos, lo que deseamos …. Sino nuestras intenciones de aquellos que como yo siempre hemos creido y creeremos, porque no olvidéis que LOS REYES MAGOS EXISTEN y sus sones lo ponen el auténtico regalo que a mi me dio la vida, ser miembro de la Agrupación Musical Virgen de los “REYES”.

Y el HERALDO? Que honor… me dijeron una vez, es una figura importantísima en la historia de la ilusión porque si el niño no entrega su carta a los Reyes ¿cómo van a saber los magos lo que le tienen que dejar en su casa?, ¿habra labor mas importante que mediar entre ellos y sus Majestades?

Gracias amigos por querer acompañar a mis beduinos que en el anonimato que su “piel” oscura les da, son un verdadero lujo, para decirle a Triana que no “deje nunca de soñar.

Dpto. de Información VR

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.